◀ All Blog Posts

NUEVA SERIE: CINCO EJERCICIOS PARA DISFRUTAR DEL PRESENTE (1/5)

By Dr. Alma Duran

THU JUN 07, 2018

Seguro has leído esto, lo has visto, o lo has oído por ahí. Probablemente “Disfruta del presente”, y sus variantes, se han vuelto una frase popular porque vivimos en un tiempo y en una sociedad en que todos estamos muy ocupados. Creemos “hacer” muchas cosas a la vez, cuando en realidad no nos concentramos en ninguna. La mayor parte de las veces estamos lidiando con las consecuencias de nuestro pasado y tratando de controlar el futuro. Esta forma de actividad frenética puede llevarnos al extremo de que que nos disociemos de las acciones y sensaciones de nuestro cuerpo: ¿Cuantas veces te ha pasado que no sabes donde dejas algo? ¿O que no te das cuenta de que no has tomado agua por muchas horas, o de no has comido?


Al alienarnos del presente, en realidad, reducimos drásticamente nuestras oportunidades para disfrutar conscientemente de lo que está pasando a cada momento.


“Saborea al máximo cada momento” suena como algo deseable y fácil, pero: ¿que tan seguido lo logras? En esta página te daré aquí cinco ideas – en cinco entregas- bastante accesibles que te ayudarán a conectarte con el momento presente. Empezaremos hoy con una forma de exploración muy sencilla que, además, incrementará tu sensación de seguridad y balance.


AFIANZATE EN LA TIERRA
Aplicación/objetivo:
El perder conciencia de nuestro cuerpo es uno de los factores que lleva a disociación. Al dirigir tu atención conscientemente a cómo estás parad@ te afianzas en tu cuerpo y en las sensaciones del presente.
Instrucciones generales:
Durante toda la práctica respira lo mas lento y suave que puedas; enfatiza la exhalación.
Muévete lentamente: esto incrementa tu concentración y tus sensaciones.
Puedes hacer este ejercicio sentad@ o parad@; es mejor que lo hagas descalz@, preferiblemente sobre el pasto o la arena.
Si es posible, escucha alguna música suave de fondo, que te guste y te ayude a relajarte; en caso que sea de tu agrado, prende un poco de incienso. Envuelve todos tus sentidos lo más posible.
Exploración:
1. Siente tus pies en contacto con la superficie sobre la que pisas. Empieza por mover los dedos de los pies suavemente.
2. Nota la diferencia en el contacto que tiene cada uno de tus pies con el piso.
3. Imagínate que hay tres puntos en la planta de tus pies formando un triángulo: esos puntos unen los extremos delanteros de la planta del pie con el centro del talón.
4. Balancea el peso de tu cuerpo de lado a lado, moviendo tus pies del extremo derecho al extremo izquierdo y viceversa. Siente la superficie completa de la planta de tu pie en todo su ancho. Con frecuencia este tipo de vaivén suave genera una sensación de calma; al tranquilizar tu sistema nervioso podrás estar mas conectada con el presente.
5. Encuentra en punto donde te sientes bien balanceada.
6. Ahora activa tus pies rolándolos hacia delante y hacia atrás, con la intención de extenderlos en éstas direcciones; encuentra tu punto medio en esta dimensión.
7. Ahora trata de distribuir igual cantidad del peso de tu cuerpo sobre las plantas de tus dos pies.
8. Nota las diferentes texturas y temperaturas de la superficie que te sostiene.
9. Si eres una persona visual, imagínate que tus pies crean raíces en la tierra: esto te ofrecerá soporte y estabilidad.
En algunas de mis clases y talleres incorporo éstos ejercicios y ofrezco una introducción a diversas variaciones de esta técnica, siguiendo las enseñanzas de mi maestro Thich Nhat Hanh. Por ejemplo, se puede camina lentamente concentrándose en la respiración y en las sensaciones: meditación caminando.
Espero que este breve ejercicio te ayude a descubrir un mundo de sensaciones a través de tus pies y que incremente tu capacidad de estar en el momento presente.
Deseándote que disfrutes de cada respiración, de cada momento...
Alma