◀ All Blog Posts

¿AYUDA EL YOGA A ADELGAZAR?

By Dr. Alma Duran

WED AUG 15, 2018





Si estás leyendo este artículo es porque seguramente ya has tratado varias dietas, tratamientos y programas … con pocos resultados, alto costo, mucha frustración y hasta sufrimientos. Lo mas probable es que has experimentado también el efecto “yo-yo” y ganado rápidamente el peso que lentamente perdiste. También habrás visto algún anuncio de clases de yoga que se supone te adelgazarán en un dos por tres. ¿Es el yoga una buena opción para reducir un par de tallas fácil y rápidamente?

Aunque algunas personas responderán que sí a esta pregunta –quizá por ignorancia, a lo mejor para atraer clientes- el yoga no es en si un método enfocado a la pérdida de peso. Sin embargo, practicado de forma adecuada te será de gran ayuda para mejorar tu bienestar de manera integral.

Como múltiples ejemplos de conocidas instructoras demuestran –como Dianne Bondy, Amber Karnes, Jessamyn Stanley y Anne Guest-Jelly a quienes vemos en las imágenes aquí incluidas– a lo mejor no puedes reducir tanto como quisieras. En lo que sin duda el yoga te ayudará mucho es en que aumentes tu amor por ti misma, incrementes tu energía, que suba tu autoestima, que re-conozcas tu cuerpo, que mejores tus relaciones y que lleves una vida mas sana. El perder algunas tallas será, en dado caso, el efecto de una serie de decisiones y acciones saludables que tomarás.

En esta entrega te ofrezco una sinopsis de resultados reciente de estudios científicos sobre como el yoga ayuda a personas con cuerpos de dimensiones especiales, aunados a información proveniente de textos sobre yoga especializados en este tema, comentarios de practicantes reales de esta disciplina y observaciones de otros colegas maestros a quienes admiro y respeto. Se trata de once aspectos que espero te darán una visión profesional y realista de cómo el yoga puede ayudar en casos de sobrepeso y de obesidad.

La asesoría médica es primordial

Para empezar, son muchas las causas de los desajustes de peso: estilo de vida y dieta son primordiales, pero también hay factores hereditarios, neurales, metabólicos y hormonales por ejemplo. Es vital que un médico determine cuál exactamente es tu situación y que combinación de tratamientos en necesario.

Comprométete contigo mism@

Se realista: una condición que ha sido creada en años o décadas no se solucionará un abrir y cerrar de ojos. Tienes que actuar de manera constante y comprometida, o sea, concretizar tus intenciones en acciones. Empieza con cuando menos dos clases de yoga a la semana, pero fíjate la meta de convertirlo en una práctica personal diaria. El yoga te ofrece la posibilidad de conectar con tu cuerpo-mente y emociones como ninguna otra disciplina. Bajo la guía adecuada, aprenderás que cada posición de yoga evoca cualidades y virtudes: déjate inspirar por ellas. Habla con tu instructor sobre las poses que son un reto para ti –busquen nuevas maneras de aproximarlas. Toma tu práctica de yoga como una posibilidad de auto-exploración, de fortalecer la perseverancia y de generar una apertura al cambio.

Conoce los beneficios reales del yoga

Algunos de los problemas que el sobrepeso y la obesidad conllevan, como el dolor de espalda o de las articulaciones, la falta de sueño reparador, ansiedad, estrés, mal humor, etc. son eficazmente aliviados por un programa de yoga adecuado. Adicionalmente, por ejemplo, hay algunas prácticas que han probado clínicamente ser buenas auxiliares ante problemas específicos, como el yoga restaurativo para el manejo de la diabetes. Por otra parte debemos considerar que, de hecho, el yoga no es un ejercicio aeróbico por naturaleza. Por ejemplo: si una alguien que pesa 75 kilos hace yoga por una hora quemará entre 150 a 200 calorías dependiendo de varios factores; si nada o corre por ese mismo tiempo eliminará unas 500 calorías. Aún y cuando algunos te dirán que busques un estilo vigoroso que exija mucha energía física– como Vinyasa, Power o Bikram piénsalo bien. La mayor parte de las personas con dimensiones especiales y que han llevado una vida sedentaria no pueden iniciarse en el yoga con secuencias fuertes: no es seguro, disfrutable, ni saludable. Es mucho mas sensato partir de una buena base la cual obtendrás en clases de yoga suaves: logrando un cierto conocimiento de las poses básicas del yoga, estabilidad esquelética y en las articulaciones, flexibilidad y un tanto de fuerza muscular. Después y poco a poco podrás experimentar con ejercicios más dinámicos.

Complementa el yoga con ejercicios aeróbicos

Para quemar grasa sin duda tendrás que hacer ejercicios que reten tu sistema cardiovascular. La natación es excelente, ya que no ocasiona problemas en las articulaciones. Además, un buen instructor/una buena instructora de yoga te puede dar tras recomendaciones saludables e inclusive mostrarte secuencias yógicas que puedes hacer tu mism@ en casa de manera segura y que elevarán tu ritmo cardiaco.

Si decides hacer algo mas extenuante como bicicleta, aerobics, pesas, etc. tu práctica de yoga meditativo y consciente te ayudará enormemente: suaviza y abre tu cuerpo, al mismo tiempo que aumenta tu sensibilidad, permitiéndote saber si algo te hace bien o no.

Encuentra tu clase y tu maestr@

Lo mejor es que acudas a una clase que te proporcione buenos fundamentos yógicos y en la que éstos sean presentados de una manera accesible para personas son sobrepeso. Cerciórate de que él/la maestr@ esté certificada, que ha desarrollado la sensibilidad que requiere trabajar con este tema, y que además haya sido especialmente preparad@ para acomodar las necesidades de cuerpos de dimensiones especiales –para esto se necesita un entrenamiento adicional específico. Busca un grupo pequeño en que te sientas segur@ y bien acogido, con gente que de la bienvenida a la diversidad y donde reine el diálogo.

Elige un estudio que esté equipado de acuerdo a tus necesidades

Dado que las Asanas (posiciones de yoga) deben ser ajustadas especialmente para ti (y no al revés), el estudio debe contar con los props necesarios para que puedas realizar tu práctica de manera segura: sillas plegables, bloques, bolsters, cintas, etc. Habla con el instructor/la instructora al respecto.

Cambia tus hábitos por otros que te beneficien

Lo mas seguro es que ya has probado muchas dietas, programas para bajar peso, etc. Has pasado por hambres, frustraciones, malestar, coraje contigo misma y gastado un montón de dinero. Nada te ha funcionado largo plazo. Tiempo de que vayas a la raíz del asunto: trabajar en tu yo interno.

Si bien el yoga por sí mismo no te hará perder gran cosa de peso rápidamente, te inspirará profundamente para que hagas otros cambios saludables en tu vida diaria– con los cuales te sentirás mas vital. Un nuevo amor propio te llevará de manera natural a cuidarte más y mejor. La vida sedentaria ya no será atractiva para ti. Sentirás el deseo de comer más frutas, verduras y alimentos que te nutran. Empezarás a organizarte para cenar menos y mas temprano –lo cual ayuda a controlar el peso y mejora la digestión. Te darás tiempo de descansar, si eso es lo que tu cuerpo necesita. De manera natural te sentirás mas calmad@ y al mismo tiempo con mas energía. No seguirás poniendo las necesidades de otros antes que las tuyas. Y lo mejor de todo: como son cambios graduales que se generan por una actitud de auto-conocimiento y respeto, éstos tienen un alcance a largo plazo.

Cultiva la auto aceptación radical

La práctica regular del yoga te permitirá verte tal como eres: tus aciertos y tus fallas, tus obsesiones y tus miedos, tus virtudes y tus debilidades, tus hábitos, tus deseos, tus necesidades y hasta tus sueños. Este proceso constituye una inigualable oportunidad de verte y de aceptarte tal y como eres. Podrás reconocer que –con fallas y todo– la semilla de la felicidad está en ti. A esto me refiero cuando te sugiero que cultives una auto-aceptación radical: a sentirte completa y quererte tal y como eres. Con el tiempo verás que hay cosas que puedes cambiar y otras no, y lo aceptarás sin mayor desgaste de energía. Poco a poco reconocerás que la presión social por verse de una forma u otra solo tiene el valor que tú le asignes. Aprenderás a apreciar que hasta las “imperfecciones” pueden ser valoradas en realidad como algo bello, interesante, y original que forma parte de tu personalidad en total, que te hace unic@. Tu práctica de yoga te dará la fuerza y confianza de ser como tu eres –sin condiciones.

Además, al hacer del yoga parte integral de tu vida estarás reafirmándote que crees en ti misma y que te das tu lugar: inviertes tiempo, disciplina y recursos porque sabes que te lo mereces.

Practica la auto-compasión

Conviértete en tu mejor apoyo –en vez de criticarte constantemente. En esto, tanto los ejercicios de respiración (Pranayama) como la meditación te serán de gran utilidad. Verás como al volverte consciente de tu respiración puedes calmar tu mente y tu cuerpo. La filosofía yógica te guiará a que reconozcas tus virtudes y a que te des cuenta de que tienes mucho de que estar agradecid@. Te sentirás mejor contigo mism@ y esto repercutirá en tus relaciones con los demás. Acuérdate de que solo podemos dar aquello que tenemos. Estas sensaciones de bienestar, abundancia, generosidad, amor y aceptación incondicional empezarán a impregnar otros aspectos de tu vida, incluyendo tu situación física.

Organízate y encuentra apoyo

Comprométete a tomar clases grupales por cuando menos unos seis meses. Solo así podrás notar resultados. Además, sería de enorme ayuda si convences a una amiga o colega que comparta tus metas a que se embarquen en este proyecto juntas: una apoyará a la otra. Las clases para personas con cuerpos de dimensiones especiales ofrecen la posibilidad también de que encuentres otr@s con quienes podrás compartir ideas, preguntas, intereses, consejos, etc. ¡Una función importante del yoga es también el crear y disfrutar de una comunidad!

Yoga: El gran maestro del auto-control

Mas que el lograr hacer una pose acrobática, el beneficio del yoga es que nos enseña a responder de forma consciente a los estímulos que recibimos –en contraste con lo que normalmente hacemos que es reaccionar sin poner mucho cuidado y después arrepentirnos. El decidir cómo y cuándo actuar para que el resultado nos beneficie es muy importante cuando estamos lidiando con adicciones –por ejemplo a la comida– o con comportamientos que nos perjudican. El yoga nos muestra cómo podemos tomar un momento para considerar de qué forma nos conviene reaccionar a algo. Aprendemos a reconocer el impulso, respirar, considerar cuál es la respuesta mas amorosa, sana y respetuosa para con nosotros mismos y con los demás... y en base a ella actuamos. Se trata sin duda de una habilidad muy útil, no sólo para controlar tu peso sino en muchos ámbitos de la vida. Con la práctica te darás tiempo de que, por ejemplo, no porque te cruce por la mente el ponerte un atracón de comida tienes que hacerlo. Tu decides.

Como te puedes dar cuenta, lo que el yoga puede hacer por ti es ayudarte a desarrollar las actitudes necesarias para que cambies tu estilo de vida por uno que a la larga te beneficiará. Tu éxito dependerá que de te aproximes a esta disciplina de forma adecuada. Olvídate a lo menos en un principio de estilos de yoga que te dejen exhaust@, frustrad@ o que hasta te pueden lastimar. Especialmente al inicio necesitas encontrar un tipo de práctica que te nutra, tranquilice, promueva tu toma de conciencia plena y te enseñe a moverte de manera segura y a adaptar las posiciones a tus necesidades considerando las limitaciones/los retos que enfrentas ahorita. El yoga practicado así te llevará a mejorar tu relación con tu cuerpo, aumentar tu autoestima y te dará las herramientas para que puedas reconocer y honrar tus límites, necesidades y emociones.

Estate muy al pendiente, ya que en Septiembre y Octubre ofreceré en Sol y Tierra Yoga, en Mérida, un taller especial que he diseñado especialmente para personas de dimensiones especiales: YOGA SIN TALLA®. Aquí en mi página de Facebook, y en la de Sol y Tierra Yoga, encontrarás mas detalles.

Que disfrutes de cada respiración, de cada momento.

Alma

Fuentes

Bernstein, Adam et. al. (2013): Yoga in the Management of Overweight and Obesity, en: American Journal of Lifestyle Medicine.

Bondy Dianne (2015) Yoga for All Teacher Training Manual.

Caffrey, Mary K. (2013): Restorative Yoga Better Than Stretching for Trimming Subcutaneous Fat in Overweight Women, en: American Journal of Managed Care, September.

Doshi, Dhara y Jogran Yogish (2012): A Study on the Impact of Yoga on Self-Control in Obese Women, en: International Journal of Scientific and Research Publications, Vol. 2, Issue 8.

Guest-Jelly, Anne (2017): Curvy Yoga. New York: Sterling.

Harvard Health Publishing (2018): Yoga- Benefits beyond the Mat. Harvard Medical School.

Keer Meera Patricia (2015): Big Yoga. Garden City NY: Square One Publishing.

Lentz, Abby y Richard Whymark (2007): Heavy Weight Yoga: Yoga for the Body you have today. Austin: Heartfelt Yoga.

Tikhe, Ashwini Sham et. al. (2015): Yoga – Managing Overweight in Mid-Life, en: Journal of Mid-Life Health, Vol. 6, Issue 2.

Reeves, Carmen (2017): Yoga for Curvy Girls. Carma Books: Sydney.

Wickes, Heike (2004): Yoga mit Gewicht. Dierdorf: Smaragard.

#yogasintalla #yogaconAlmaMerida #SolyTierraYoga #yogaenmerida #yogainclusivo

#yogaterapeutico #yogasobrepeso #yogaobesidad # yogaperdidadepeso #yogaparatodos #yogaaccesible #viniyoga #gentleyoga #restorativeyoga #vinyasasuave #yogaestres #meditacion #gentleyoga #conscienciaplena #saludmerida #wellnessmerida #yogaadiccion #yogaparatodos #yogaparati #yogamedicine #yogarehabilitacion #yogapractice #fitnessmerida #yogaforhealingtrauma #yogaasana #yogaconsilla #yogarestaurativo #meridasalud #yogadepresion #yogaansiedad #yogainspiracion #clasesdeyogaenmerida